...un espacio para compartir y aprender ;)

Comunidad global de permacultura

publica tu artículo

 

Menú de usuario

Acceso Usuarios

Inicie sesión para poder enviar artículos, enlaces, eventos...



Estadisticas

Miembros : 21475
Contenido : 2061
Enlaces : 99
Ver contenido por hits : 13308460
371 usuarios en linea

Escribe tu correo para recibir actualizaciones:

 

Nunca cambirás las cosas luchando contra la realidad existente. Para cambiar algo, hay que construir un nuevo modelo que haga obsoleto el modelo existente.

Mapa de Visitantes


PDF Imprimir E-mail

Eticas de la Permacultura


Artículos - General
Martes, 18 de Marzo de 2008 20:04
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

Desde sus comienzos a finales de los años setenta, el uso y la aplicación de los principíos de la permacultura ha sido marcado por la articulación de éticas basicas. Estas también se están desarrollando constantemente y son el fundamento del pensamiento y la acción permacultural.

Deben ser entendidos como pauta para cualquier diseño de permacultura, sea un jardín, un proyecto relacionado con la agricultura orgánica, regeneración de sitios o manejo forestal, la construcción de una casa o el diseño de una colonia.

Estos valores básicos éticos cubren los componentes ecológicos, económicos y sociales y las podemos definir en estos tres enunciados:


Cuidado de la tierra

Este componente ecológico tiene como objetivo el uso y manejo cauteloso (cuidadoso) y responsable de las bases naturales de la vida (recursos), que se entienden como un regalo de la tierra para todos los seres vivos.

Nuestro Planeta es un conjunto de sistemas complejos, interdependientes, en proceso de evolución y fuera de nuestro entendimiento completo. Nuestra única alternativa es tratarlo con respecto y cuidado. Todas las especies, todos los procesos, todos los elementos tienen un valor en si mismo, mas allá de su valor monetario o funcional para el hombre.

Para poder hacer sustentable un diseño permacultural , se tienen que integrar con una perspectiva a largo plazo los ciclos naturales de materiales y los flujos energéticos dentro de los sistemas fundamentales para la vida.

La imagen del planeta dentro de las manos cuidadosos de un ser humano ha sido un ícono para la visualización de este principio en muchas publicaciones ambientales. Sin embargo, por las consideraciones anteriores, David Holmgren propone la imagen de una plántita o árbol jóven, con las raizes en la tierra y las hojas buscando el sol, recordando, que "en su sentido más profundo, el Cuidado de la Tierra puede verse como el cuidado del suelo vivo como fuente de la vida terrestre y de la cual tenemos la mayor responsabilidad." 

Estos conceptos del cuidado y la reconstrucción del suelo vivo han sido desarrollados mas al fondo por la agricultura orgánica, ya que sin el respeto, el entendimiento, la valoracion y el cuidado del suelo sano y vivo la vida no pueda sostenerse en la tierra.

Al mismo tiempo, El Cuidado de la Tierra puede ser interpretado como un llamado para dirigir la mirada, atención y interacción a la bioregión, microregión o el pedazo de tierra, donde estamos parados. De esta forma, este primer enunciado de la permacultura se convierte en un llamado para la relocalización y bioregionalización de nuestras actividades sociales y económicas. El proverbio "Pensar globalmente, actuar localmente" se puede mencionar en este contexto.


Cuidado de la Gente

Este componente social toma en cuenta los derechos de toda la gente y los pueblos a decidir sobre su vida. Aqui se hace evidente el problema de libertad y responsabilidad. Para garantizar el derecho de diseñar libremente el uso de los recursos basicos se hace necesario llegar a un equilibrio entre las necesidades individuales y comunes. Esto da vida a la demanda ética de la justicia social:

"Todos los seres humanos deben tener el mismo derecho y acceso a los recursos y conocimientos".

"El Cuidado de la Gente comienza por uno mismo, pero se expande en círculos crecientes para incluir a la familia, el vecindario, y comunidades locales y mayores. En este sentido sigue el patrón de casi todos los sistemas éticos tradicionales (tribales). (...) Para tener la capacidad de contribuir con el bien mayor, uno debe estar sano, fuerte y seguro."

Es interesante contemplar desde esta perspectiva el principio de las zonas, una de los consignas clásicas de la permacultura promovidos desde sus inicios. La acción permacultural va desde abajo hacia arriba, del centro hacia afuera, respondiendo a las fuerzas y flujos energéticos, culturales y económicos que llegan desde afuera/ arriba hacia nosotros.

A primera vista esto podría parecer una receta para ignorar las grandes disparidades en la riqueza entre países y gente rica y pobre, especialmente cuando se aplica al millardo y tantos de personas de clase media quienes, más numerosos que los ricos, consumen la mayor parte de los recursos del planeta."

La realidad es, que actualmente la humanidad basa su comodidad (y progreso) en el ultraje de la riqueza planetaria, que priva a otras personas (y generaciones futuras) de sus propios recursos locales.

Una vez que se entienden las grandes desigualdades estructurales entre las naciones ricas y pobres, entre las comunidades urbanas y rurales,entre los recursos humanos y los recursos naturales, el énfasis en cubrir nuestras propias necesidades primero, se contempla bajo una luz diferente.

A medida que reducimos nuestra dependencia de la economía global y la remplazamos con economías domésticas y locales, reducimos la demanda que mueve las desigualdades actuales. Por lo tanto “cuidar de uno mismo primero” no es una incitación a la avaricia sino un reto para crecer por medio de la auto-suficiencia y la responsabilidad personal.", transformandos nos de esta forma de consumidores pasivos hacia ciudadanos del mundo responsables, productivos y creativos.


Compartir de una forma justa los excedentes y capacidades

Al asegurarnos que todos los productos y excedentes están dirigidos hacia los objetivos anteriores, podemos empezar a construir una cultura verdaderamente sostenible y permanente.

Este componente económico también tiene que integrar la limitada tolerancia y capacidad regenerativa de nuestro planeta tierra. Como enunciado se puede añadir, en estos tiempos mas que nunca:


Establecer límites a consumo, reproducción y redistribución de los excedentes

También nosotros, los seres humanos, tenemos que aprender la práctica de la autolimitación sostenible respecto a la satisfacción de nuestras necesidades - como individuos o como especie humana hacia la tierra y sus ecosistemas (incluyendo plantas y animales), pero tambien entre nosotros como individuos y comunidad -

Este componente se enfoca en la realización consciente de la autolimitación y redistribución justa y equitativa de los excedentes que se han podido lograr juntos.

También se relaciona con el cuidado y apreciación de los ciclos naturales de materiales, minerales y nutrientes, y su reconstrucción/ regeneración como meta a lograr en cualquier diseño permacultural, bajo la premisa etica de conservar y construir recursos para las generaciones que vienen.

- Cuidado de la Tierra - Cuidado de la Gente - Compartir de una forma justa los excedentes y capacidades/ Establecer límites a consumo y reproducción

(recopilado e interpretado por Holger Hieronimi - ene./ feb. 2008)

 

Comentarios  

 
#1 Perico el dichoso 09-01-2013 16:45
Pues lo que falta es la ética y ese es el problema central de la permacultura, como ya nos recordo en el articulo Escalona, la "verdad de la permacultura y la mentira de los permacultores". Pace
 


Debes registrarte para enviar comentarios.



Hasta hace poco los comentarios estaban abiertos al publico sin registro, pero nos bombardeaban con mensajes de spam en ingles. Lamentamos que tengas que registrarte para poder comentar, aunque solo se tarda un minuto.

 
mantenimiento técnico naujgomez.com